Conozca quién fue Jacques Arago y
por qué está relacionado con Tenerife

 

jacques arago en tenerife retratoJacques Arago. Este nombre no le dice nada, ¿verdad? En StarExcursions tenemos la mirada siempre fija sobre aquello que tenga que ver con el archipiélago canario, y especialmente con la isla de Tenerife. Por ello, investigamos en los aspectos del pasado y del presente que definen nuestro entorno, y uno de esos es el nombre de Jacques Arago, también conocido como Víctor Arago. Pero no tema: lo más habitual es no saber quién fue. Además, para estamos nosotros aquí.

Jacques-Étienne-Víctor Arago fue un novelista, autor dramático y explorador que nació en Estagel, Francia, en 1790. ¿Qué tiene que ver con Tenerife un francés del siglo XIX? En principio, podría parecer que más bien poco, pero, si se fija, verá que, en realidad, ya hemos dado la clave: era un escritor y viajante.

Si nos remontamos a este siglo, en el que las Islas Canarias ya llevaban un buen tiempo perteneciendo a España, nos podremos imaginar que en aquella época la idea de descubrir nuevos parajes, o por explorar y estudiar a fondo los ya conocidos, estaba a la orden del día. Por tanto, ya empieza a intuirse cuál es la relación entre el escritor y Tenerife.

Jacques Arago fue un explorador, ilustrador y escritor
francés que pasó por Tenerife en 1817

En 1813, cuando apenas tenía 23 años, Jacques Arago fue nombrado miembro de la Academia de  las Ciencias Francesas, y ya desde 1812 y hasta 1845 fue astrónomo del Observatorio de París.

Sus ansias por la investigación y el conocimiento de este y otros mundos era imparable, y sólo así se entiende que se embarcara en sucesivos viajes para recorrer el mundo. Uno de ellos lo llevo a las costas de Tenerife en 1817. El escritor viajaba en la corbeta L’Uranie cuando arribó al puerto de Santa Cruz de Tenerife.

Jacques Arago viajaba en calidad de ilustrador de la expedición científica que comandaba Louis de Freycinet, que se había marcado como objetivo el estudio del magnetismo terrestre y la meteorología. Desgraciadamente, no hemos podido localizar ninguna de sus ilustraciones sobre la isla, pero sí hemos incluido en este texto diferentes muestras de su talento ilustrador. La expedición que pasó por Tenerife continuó su travesía durante varios años, hasta que, en 1821, sufrieron un accidente y naufragaron cuando se encontraban a la altura de las Islas Malvinas.

jacques arago en tenerifeLa visita a Tenerife no quedó al margen de sus escritos. Jacques Arago recogió sus experiencias en formato de relato epistolar, y en varias de estas cartas habla sobre nuestra isla -concretamente, en las cartas XI, XII y XIII. Esta no fue el único registro escrito que el autor dejó sobre Tenerife.

Años más tarde, en 1851, cuando se ya se había quedado ciego, escribió un nuevo relato, pero esta vez uno descriptivo, y en este las referencias a Tenerife se localizan en el capítulo II. Sabiendo estos datos, nuestro texto se propone abordar dichas menciones -concretamente, las tres cartas-, como una manera de aproximarse a nuestra isla desde la visión de un extranjero que pisó nuestra tierra hace dos siglos, pues en 2017 se celebra el bicentenario de la llegada de Jacques Arago al puerto de Santa Cruz. Abordemos, pues, los textos citados:

Carta XI

En esta misiva comenta la llegada al puerto de Santa Cruz. Hace mención al Estrecho de Gibraltar, a la benevolencia del tiempo, a la condición volcánica de la isla y a sus habitantes -comenta que en aquel entonces contaba con una población de 64.000 habitantes.

victor-arago-tenerife-ilustracion-compressorSus palabras acerca de la ciudad distan de ser agradables. Jacques Arago comenta que es una urbe sucia, en la que apenas la mitad de sus calles están pavimentadas y que las casas presentan un aspecto muy lúgubre, debido a la manera en que están pintadas las fachadas -con dos franjas anchas y negras.

Lo más destacable de esta misiva, sin embargo, resulta su mención a las posibilidades de conquista de la isla. Señala que la rada -bahía con entrada angosta que permite fondear una flota- es insegura, y sus sensaciones se expanden al analizar los fuertes que defienden la ciudad.

Llegado a este punto, llama la atención cómo Jacques Arago saca a colación el fracaso que sufrió el almirante Horacio Nelson en Tenerife -que ha sido tratado en este blog con dos artículos que aprovechamos para poner a su disposición aquí y aquí-.

Jacques Arago no se explica cómo un militar de tal categoría, de fama mundial, pudo fracasar de manera tan estrepitosa, y termina el texto con la seguridad de que su país debería enviar unas tropas para la conquista de las islas, pues se siente convencido de la facilidad con que se triunfaría en tal misión.

Carta XII

Esta pequeña misiva, Jacques Arago relata su experiencia con un soldado. Con este intercala impresiones acerca de su vida y de la isla. Le da a probar una masa de pasta que porta en la mano, que no es otra cosa que el famoso gofio canario -preparado a base de harina gruesa de maíz, trigo o cebada tostados-, y Arago, a su vez, le ofrece una cantidad de dinero -media piastra- para invitarlo a beber, pues se apiada de sus condiciones de vida -su único sueldo es la citada bola de gofio-.

Carta XIII

Esta es, sin duda, la carta más controvertida de las tres que abordan su estancia en Santa Cruz de Tenerife. En ella Jacques Arago narra su intento de salida a la ciudad al atardecer, con la intención de explorarla, y cómo esto no es posible debido a que, antes de que llegue, un grupo de muchachas lo está esperando -a él y a toda aquella persona adinerada con la que se encuentren-. Estas mujeres, que el propio Jacques Arago calcula que no tendrían más de 15 años, suplican que las acompañe para tener una conversación íntima.

victor-arago-tenerife-4Tras relatar la situación, en la que señala cómo tiran de sus brazos y sus ropajes con la intención de llevárselo, el escritor reflexiona sobre los posibles motivos que provocan semejante comportamiento, especialmente si se tiene en cuenta que estamos en 1817.

El narrador llega a la conclusión que tal grado de atrevimiento surge de la necesidad, y no del libertinaje. Acto seguido, realiza una detallada descripción de los ropajes y los cuerpos de estas personas, para concluir que él, como ser humano que es, caerá en la tentación que se le está proponiendo de manera tan vehemente.

Esta ha sido nuestra aproximación a la visita del escritor y explorador Jacques Arago a la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. En 2017 se celebra el bicentenario de la visita de esta personalidad a la isla, y en StarExcursions no hemos querido dejar pasar la oportunidad de abordar una nueva página de la Historia de nuestra isla. Más allá de la efeméride, resulta apasionante investigar en los sucesos descritos en las cartas de este autor y en su visión de la capital. Esperamos que este sentimiento sea compartido y que haya disfrutado de una agradable inmersión en el pasado de Tenerife.


Para la redacción de este texto se ha tomado como referencia el siguiente texto: Bicentenario de la estancia en Tenerife del ilustre viajero Víctor Arago.


Fotografías:

Imagen destacada: The British Library (enlace a la licencia)

Imagen del texto 1, 2, 3: Wikipedia
Imagen 4: The British Library (enlace a la licencia)